sábado, 18 de septiembre de 2021

Después del fin

 Sábato escribió "Antes del fin" y fue viejo didáctico y moralizante. Yo escribí "El fin de la era framacopornográfica" y fui poeta CF y utópica. ¿Qué tal si ahora, para mi tarea de Teorías y estudios literarios feministas, escribo una segunda parte? Un poemario (sugerencia de mi profe de prácticos) que no solo dé cuenta de mi cursada en esta materia sino del después de esa historia de desterraformación?

¿Cómo se llamaría? ¿Ya ni farmaco ni porno?

El segundo que es la ley primera

 El segundo poema


Vivo pendiente de las

necesidades de otres:

hijes, xadres, vecines, novies,

malvones, colibríes, perros,

casas, semáforos, teorías,

lecturas, tareas, artesanías.

Todes me reclaman y me siento

buena y necesaria por eso.


Muy bien.

Ahora

qué difícil hacerse

importante por una y para

una misma.

domingo, 22 de agosto de 2021

El primer poema

 La vieja feminista que se volvió poeta conceptual

(Bitácora poco académica de mi envejecer sin sentar cabeza en aulas virtuales de Puán)



Agosto 2021





Los orígenes





Hoy la profe

de Teoría y estudios feministas

me dijo que estaba muy bien

el video de 17 minutos

en el que expongo (nada teóricamente)

mis emociones y pensamientos

alrededor del Manifiesto

cyborg de Donna Haraway.


Cometí

mi poeticidio favorito: inicié

exposición académica

con poema propio.

Y ella me lo festejó, la profe

que no me conoce de nada

pero ya se refiere a mí

con mi palabra favorita después de “jacarandá”:

“entusiasmo” y dice

que le gusta y que es contagioso y en ninguna

parte de su mail lo mecha con un “pero” ni lo matiza

con tibios paños fríos o detenciones.


Fue de ella, de la profe que no sabe

cuántos años, cuántos días, cuántas vidas,

mi feminismo chueco hace que anda buscando

autorización innecesaria para esto,

la que tuvo la idea de trabajar

todo el cuatrimestre en un largo poema

que diera cuenta

de mis aprendizajes.


La vieja feminista que se volvió poeta conceptual

  Kilombo, tras kilombo, tras kilombo, ya sabemos. Pero en medio de X, me mandé como primera expositora en el práctico de mi nueva materia preferida: TELF con Laurita Arnés y María José Punte. Elegí hablar de Manifiesto cyborg porque era inevitable, porque se me cae la baba de solo decirlo. Ni siquiera era un texto en oferta para ser expuesto pero la profe me aceptó y ahí me mandé: video de 17 minutos con poema mío incluido y vanagloria expresa de lo que leí y lo que no leí de la autora y de las autoras que ella cita.

Lo mandé en sábado con alto escándalo de preguntas por campus y grupas de wasap y drive y mail. La profe me contestó en domingo y usó la palabra "entusiasmo" para festejarme y hasta dobló la apuesta tirándome la de hacer trabajo final en forma de largo poema que dé cuenta de mis aprendizajes en el cuatrimestre. Basta para mí, basta para todes.

Acabo de abrir un archivo/libro nuevo: su título es: La vieja feminista que se volvió poeta conceptual.

Suena más monterrosiano que harawadiano pero me gusta.

domingo, 8 de agosto de 2021

Ayer en Tertulia CF

 Ayer, en presentación tercera, de tercer modo y en tercer lugar, de mi libro El fin de la era farmacopornográfica, frené en seco a dos lectores de ciencia ficción que intentaron explicarme que la poesía "no era lo suyo". "Abrí este libro y leé en voz alta y para todes el primer poema que te aparezca", les desafié. Uno obedeció y leyó "La mayor se trajo a Simone de Beauvoir", el otro hurgó un poco más entre las páginas y eligió "Nuestro primer muerto". Ambos llegaron al último verso con una expresión que me encantó: mezcla de sorpresa y ganas de volver a leer. Los dos dijeron "Compro", de los dos espero próximas emociones.

viernes, 2 de julio de 2021

La libre ME recomineda, a mí, me recomienda

 

Una conciencia política general como jamás se había tenido

 

✨Ciencia ficción y poesía en #lalibrerecomienda “El fin de la era farmacopornográfica”, de Paula Irupé Salmoiraghi


Este es un libro utópico que se compone de poemas de ciencia-ficción y que imagina un futuro en el que la ciencia ha obtenido resultados que hoy son remotas posibilidades, pero cuyo uso, a diferencia de lo que sucede en Frankenstein, sirve para salvar a una humanidad que ha sido prácticamente expulsada de la Tierra por la naturaleza (lo que supone un hecho implícito, no narrado: el colapso ecológico final, tan temido por nosotrxs y no tan lejano).

Una catástrofe natural destierra a las poblaciones humanas, que se valen de la ciencia para salvarse. Este hecho, aparentemente, ha suscitado una conciencia política general como jamás se había tenido, y las instituciones que sostenían a la cultura y a la sociedad hasta entonces vigente, han dejado de ser naturales y eternas y han pasado a ser una memoria, una etapa más en una Historia en la que ahora se descubre otro sentido y otra meta que no consiste en el perfeccionamiento indefinido de las ciencias y en su servicio a los poderes dominantes, sino en el reconocimiento del valor infinito de todas y cada una de las vidas humanas, con las variaciones infinitas de sus subjetividades y, al mismo tiempo, en el reconocimiento del valor esencial que puede unir y permitir todas esas vidas: el ejercicio objetivo y consciente del poder con fines igualitarios y liberadores.
Conjugaciones para leer e imaginar utopías.
Editó: edicionesayarmanot
Cianotipia: @maggda.olivera
💬 Pedilo en nuestra tienda online (link en bio) y te lo llevamos a tu domicilio. O podés pasar a retirar por librería, Chacabuco 917, San Telmo.
Puede ser una imagen de libro
Tú e 10 personas más
1 comentario
Me encanta
Me encanta
Comentar
Compartir

1 comentario