miércoles, 24 de mayo de 2017

Lo confieso

En Jujuy, durante las horas del Congreso de Hispanistas, no me pregunten en qué mesa y a raíz de qué, escribí tres poemas. Están en las hojas de la carpetita académica, no tienen que ver con mi casa ni con sexo desenfrenado ni con sexo triste ni con dolores de amor. No me los acuerdo o casi. Mañana te los copio acá.

miércoles, 10 de mayo de 2017

Manzanas podridas en Madrid


Dice en feis mi editora : Liliana Ruiz ha compartido su foto.
En el madrileño barrio de Malasaña, calle San Joaquin 3, se encuentra la librerìa Tipos Infames. Una librerìa con mucho encanto en la que encontraràs los libros de la editorial argentina Baltasara Editora.

Compost y reciclado

Fuera de El cajón de las manzanas podridas quedaron muchos poemas con dos temas (¿tópicos? ¿obsesiones? ¿repeticiones?): los cuentos de hadas y la masturbación (pendeja pajera). Anoche los imprimí separaditos, los releí, los mastiqué, los rumié, los regurgité, los escupí de nuevo, me los pasé por aquí y por allá. Vaya una a saber qué pasó: quizás no eran muchos poemas sino uno solo, dos a lo sumo.

martes, 25 de abril de 2017

Las serpientes no tienen manos

CASI INOCENCIA




I

Deslizarse como un hilito de agua
entre las rocas.
Termino de decirlo y pienso:
¿Hilo de agua o serpiente?


II

Serpentear
puede ser agradable.
Arquear cada huesito
por el lodazal pegajoso.
Esquivar las aristas las piedras
los despeñaderos.
Deslizarse y fingir
que se es buena
que se desconoce
el uso de veneno
que nunca se ha matado
por estrangulación.


III

Las serpientes no tienen manos.
Yo
llevo las yemas de mis dedos
desde la palma hacia afuera.
Abro y cierro
abro y cierro el puño
y me salen flores.




De El cajón de las manzanas podridas. Baltasara Editora. Rosario. 2016.

jueves, 6 de abril de 2017

El poema decisivo

Con un vaso de licor
y un pucho en la mano,
a las dos de la mañana en mi cocina,
mientras caliento los fideos
que mi hijo menor preparó
a mediodía,
he decidido
que necesito volver a enamorarme.

Pienso en el amor y dos cosas
me vienen a la cabeza:
una es buena y la otra es mala:
pienso en Gustavo y en escribir.

Lo segundo es la buena.
Tengo que corregir lo primero.

sábado, 1 de abril de 2017

Emtreversos, 2da edición

Impresos y a reescribir

Luego de todo el proceso de publicación y presentación de El cajón de las manzanas podridas, habiendo ya pasado 7 años de Mi tren monoplaza, descubro que no queda nada "guardado hace mil años en cajones y cuadernos" sino toda una producción de poemas nuevos, calentitos, que reclaman orden y amasado. Para eso tengo impresora nueva y mucho laburo en papel, birome y culo en cama y espalda contra el colchón para buscar en el techo naranja los modos reescriturales lejanos a la inspiración desbocada.

martes, 21 de marzo de 2017

En el colectivo

FANTASÍAS AJENAS Y CHUPAMELÁ



Yo soy rubia y él
es negro.
¿Eso te calienta mucho?
No lo conocí
en ningún lugar exótico:
fuimos al colegio juntos
somos
vecinos desde chicos.
¿Eso te defrauda?

Cagate
y sobre todo
dejá de mirarnos así
en el colectivo.

Mulatos

METETE LA MUÑECA EN EL ORTO





Mis hijos e hija son mulatos.
“Café con leche”, digo a veces
por no impactar
con semejante
palabra.

Que me iban a salir a cuadritos
me decía una amiga
cuando empecé a salir con él.

Que cuando era chica tenía
una muñeca negra
me dice siempre
la boluda de turno
en la cola del banco
en la pediatra
en la reunión
familiar.